Datos útiles

Una sección que, como fanático, no podés dejar de visitar. Información útil sobre retenes, campanas, resortes, discos de embrague, tapa de cilindros, radiadores, correas del ventilador, etc. Acompañado de imágenes y tablas que explican en detalle todos los temas. ¡Visitalo! [Leer]

Restauraciones.

Mi baquet. Siempre pensé: “que lindo sería armar una Baquet”, pero también me dije “si algún día la hago la voy a armar con todos fierros originales ó la mayoría de ellos y dentro de la línea del modelo ’29.” Finalmente, ese día llegó y como ya tenía unos cuantos fierros empecé a armar mi Baquet.
De una de nuestras expediciones que hicimos con mi amigos Leo y Pichi en busca de autos ó repuestos de Ford "A" me quede con un chasis con tren delantero y trasero y columna de dirección de un modelo 30 y con frenos hidráulico en las 4 ruedas. Lo primero que hice fue dejar el chasis “pelado” y lo mandé a arenar. Una vez arenado aparecieron algunas fisuras y otros problemitas, como por ejemplo la necesidad de reparar el travesaño delantero, por lo tanto lo lleve a lo de mi amigo Juan que es el chapista del barrio. Una vez reparado, lo pinté a pincel (no tengo compresor) con esmalte convertidor de óxido color Bermellón, porque la idea original era que fuera toda roja.

La segunda etapa fue desarmar el tren delantero y desechar todo lo relativo al freno hidráulico porque la idea era armarla con frenos a varilla y ahí me encontré con mi primer gran obstáculo: no tenía los platos de freno delanteros ni los 8 patines de freno para freno a varilla. Me resultó difícil conseguir todo esto. Como ya tenía los pernos de punta de eje, lo primero que hice fue hacerle los bujes correspondientes y ya que estaba aproveche e hice embujar los movimientos de los brazos de accionamiento y los de la barra transversal que acciona las varillas de freno. Acto seguido, desarme el paquete de elásticos y limpié las hojas una por una para luego engrasarlas, armar el paquete nuevamente y lo envolví en plástico grueso para protegerlo del agua y tierra. Cambié también los gemelos y espárragos y monté el paquete sobre el eje. Resultado: lo que antes era un “garrote” ahora se hamacaba con facilidad. Para ese entonces ya había conseguido un plato de freno delantero y ya le había montado los soportes traseros de motor.

La siguiente etapa fue el eje trasero. Lo desarmé por completo y afortunadamente estaba en buenas condiciones excepto los rodillos de las puntas de eje. Decidí, entonces, hacerle la reforma con rulemanes blindados. Modifiqué los porta mazas y le puse 2 rulemanes blindados por rueda. El paquete de elásticos sufrió el mismo tratamiento que el delantero, pero le quite 2 hojas que tenia de más. Así monté el eje trasero con los platos de freno que para ese entonces ya había conseguido. El paso siguiente fue el desarme de la caja de velocidades. En general estaba bien pero aproveché para cambiarle los rodillos del eje de cuádruple, el de la directa y los rulemanes de entrada y salida. Una vez armada la pinte color verde motor, como corresponde. Al cubre embrague. Le cambie el eje de pedalera y embujé los pedales. Tuve que retrabajar el pedal de freno porque le habían soldado un eje para accionar la bomba de freno. Afortunadamente el pedal no sufrió daño. Así, arme la caja al cubre embrague y luego al motor. Este motor me lo consiguió mi hermano hace un par de años, quien reside en Mar del Plata, y en una de sus expediciones en busca de repuestos y/o autos, encontró este motor recién rectificado y a muy buen precio! En esta etapa también fije una columna de dirección de modelo ’29, que ya tenía.

La siguiente etapa fue conseguir el torpedo con el tanque de nafta, el capo, el radiador, las llantas de 29 y las cubiertas. Casi nada! Al poco tiempo, mi amigo Horacio, de Tigre, me avisa que estaba por comprar una chatita 29 y que a él solamente le interesaba el chasis y la mecánica por lo que me ofreció el torpedo con tanque, el capo, radiador y las carcasas de los faros de 29. Se lo cambié por un radiador, un capo y dos carcasas de faro de línea ’30. La idea de él era armarse una pick up línea 30. Se nota que esta chatita en su pasado tenia una cabina de madera y muy bien hecha. Todavía le quedaban algunas partes de madera que decidí guardar para copiarlas y agregarlas a la baquet. Hice arenar el torpedo y el tanque e increíblemente el tanque estaba perfecto, el único detalle era que no tenía la rosca para la tapa del tanque. Para eso le pedí a mi amigo Pichi, uno de los pocos ARTESANOS de la chapa que quedan si me podía soldar la rosca correspondiente. Como era de esperar el trabajo quedó perfecto. Luego me ocupé de sacarle la basura que tenía adentro, simplemente llenándolo con agua y sacándola por el orificio donde se instala el medidor de combustible. Cuando saqué todo lo deje secar al sol unos cuantos días.

Finalmente compre un primer en aerosol y lo pinte para protegerlo del óxido. El torpedo tenía unas picaduras en la parte inferior y del costado, típicas, algunas fisuras y unos cuantos agujeros innecesarios que mi amigo Miguel de Benavidez me reparó y quedó como nuevo. Hice los tacos de madera, cuyos moldes me proporciono mi amigo Daniel (socio del club) y monté la carrocería en el chasis.

El siguiente paso fue la reparación de la máscara de radiador que me consiguió mi hermano y que fue bastante difícil de obtener. Estaba oxidada y hubo que cambiarle la parte inferior. Afortunadamente se consigue la reparación. Como después de arenarla quedaron muchas marcas del oxido opté por pintarla del mismo color que el auto. Al capó solamente lo arené y resultó que estaba mejor de lo que parecía. Evidentemente tenía mucha masilla por todos lados. El siguiente paso fue el tema pintura. Decidí que lo pintaría yo mismo y con pintura en aerosol. Afortunadamente el rojo bermellón que conseguí era el tono que buscaba. Para pintar toda la chapa y darle tres manos use alrededor de 10 envases. No pensé que iba a quedar tan bien!! Con los recortes de madera que teníía el torpedo, restos de alguna cabina de madera, le hice algunas terminaciones, como por ejemplo cerrando el lateral de torpedo y como base de parabrisas.

Tenía unos recortes de Pino Tea que pensé iban a quedar muy lindos y así lo hice con la ayuda de mi amigo Gregorio que es el carpintero del barrio. También me ayudó con el corte de la madera para el piso con el molde que me facilitó mi amigo Daniel Gómez (Socio del club). Como parabrisas, hice algunos modelos en cartón y finalmente opte por el actual y lo hice en acrílico.

Sigue el tema “asientos”: Tuve la oportunidad de comprar dos butacas del Tudor, que estaban en estado lamentable pero recuperable. Deseché todo lo que no servía y rehíce las bases de madera. Limpié y pinté todos los soportes y así quedaron como nuevas para retapizar, previo reemplazo de algunos resortes. Para esta tarea pensé en mi amigo Héctor Collarte, Artesano de la tapicería y Socio del Club. Le pedí que me las tapizara con un cuero de vaca que tenía desde hace unos años y que me obsequió mi amigo Roberto Mancini. Quedaron espectaculares! En la parte posterior le instalé un viejo baúl, que heredé de mi madre y es del tamaño perfecto. La rueda de auxilio se instaló atrás, con un soporte removible que le da la inclinación deseada. El caño de escape, en principio, era directo pero el ruido era ensordecedor por lo que le agregué un turbo casi directo que amortigua el sonido tolerablemente. Ya hizo su salida “oficial” hace unos días y anda muy bien. Hay que pulirle algunas cositas pero andar en Baquet es una sensación única! Mi más sincero agradecimiento a mis amigos: Alberto Scorza, Héctor Collarte, Daniel Gomez, Leo Marrocco, "Pichi", Miguel Barreal, Mi hermano Ronnie, Gregorio (carpintero), Juan (chapista), Roberto Mancini, Horacio Bianchi, Roberto Picco, Juan Pablo Gelburt, futuro yerno, por las fotos y por haber sido el primero que se animo a dar una vuelta conmigo. Y por supuesto a mi querida esposa, Silvia, que me banca todas estas "locuras". Sin la ayuda de ellos me hubiera sido muy difícil "armar mi sueño". Espero les haya gustado! Jorge E. Diaz (Socio del Club Amigos del Ford "A").

Leer "Historia de la restauración de mi Pick Up Ford "A" Roadster" >

¿Quienes somos?

"...En el año 2000 unos vecinos del barrio porteño de Saavedra se conocieron y vincularon en torno a una pasión en común, el Ford A. Las reuniones comenzaron los sábados por la mañana, en un bar de las calles Deheza y Crámer, y concurrían con sus máquinas y sus ganas de compartir charlas y vivencias..." [Leer]